Frases de motivacion

Nunca una noche ha vencido al amanecer, y nunca un problema ha vencido a la esperanza.

 

La motivacíon nos impulsa a comenzar y el hábito nos permite continuar.

La disciplina es el mejor amigo del hombre, porque ella le lleva a realizar los anhelos más profundos de su corazón.

Realiza cada una de tus acciones como si fuera la última de tu vida.

Es verdaderamente libre aquel que desea solamente lo que es capaz de realizar y que hace lo que le agrada.

 

Es justamente la posibilidad de realizar un sueño lo que hace que la vida sea interesante.

Sólo es capaz de realizar los sueños el que, cuando llega la hora, sabe estar despierto.

Me puedo caer, me puedo herir, puedo quebrarme, pero con eso no desaparecará mi fuerza de voluntad.

Estar contentos con lo que poseemos es la más segura y mejor de las riquezas.

 

El perezoso viaja tan despacio que la pobreza no tarda en alcanzarlo.

Cuando sonríes, se borra una tristeza y se ilumina una esperanza.

La crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir y cuando lo nuevo no acaba de nacer.

Quien mira hacia afuera, sueña. Quien mira hacia adentro, despierta.

 

Carácter es la motivación interna para hacer lo correcto, cueste lo que cueste.

El hombre inteligente no es el que tiene muchas ideas, sino el que sabe sacar provecho de las pocas que tiene.

Cada uno de nosotros forjamos las cadenas que arrastramos en nuestras vidas.

Si quieres comprender la palabra felicidad, tienes que entenderla como recompensa y no como fin.

 

Cuando el dolor es insoportable, nos destruye; cuando no nos destruye, es que es soportable.

No es grande aquel que nunca falla si no el que nunca se da por vencido.

Si lloras por lo que no tienes, no podrás sonreír por lo que te rodea.

Nadie puede hacer que te sientas inferior si tú no se lo permites.

 

Si no te esfuerzas hasta el máximo, ¿cómo sabrás donde está tu límite?.

Cada fracaso supone un capítulo más en la historia de nuestra vida y una lección que nos ayuda a crecer. No te dejes desanimar por los fracasos. Aprende de ellos, y sigue adelante.

Cuando pierdes, no te fijes en lo que has perdido, sino en lo que te queda por ganar.

Es duro fracasar en algo, pero es mucho peor no haberlo intentado.

La misma esperanza deja de ser felicidad cuando va acompañada de la impaciencia.

 

Cada criatura, al nacer, nos trae el mensaje de que Dios todavía no pierde la esperanza en los hombres.

 

Donde una puerta se cierra, otra se abre.

Si deseas el éxito, no lo busques; limítate a hacer lo que amas y en lo que crees. El éxito vendrá por añadidura.

No merece la pena preocuparse por lo que piensan los demás de ti, porque están demasiado ocupados preguntándose que piensas tu de ellos.

No necesitas el valor para el instante en que eres golpeado, sino en la larga ascensión de regreso a la cordura, la fe y la seguridad.

 

Muchas veces se conoce a los valientes más en las cosas pequeñas que en las cosas grandes.

La desesperanza está fundada en lo que sabemos, que es nada, y la esperanza sobre lo que ignoramos, que es todo.

Reconocer lo bueno que ya tenemos en nuestra vida es la base de la abundancia.

Preocúpate más por tu carácter que por tu reputación. Tu carácter es lo que realmente eres, mientras que tu reputación es solo lo que los otros creen que tú eres.

 

No busquemos milagros en el pasado o el futuro. El presente mismo es ya, un gran milagro.

Hay tres grupos de personas: los que hacen que las cosas pasen; los que miran las cosas que pasan y los que se preguntan qué pasó.

No confundas el tener menos con ser menos, tener más no significa ser más; tampoco confundas lo que posees con quien eres.

No inviertas tu vida en lo que pudo haber sido. Inviértela en lo que es y en lo que puede llegar a ser.

 

Sólo una cosa convierte en imposible un sueño: el miedo a fracasar.

El pensamiento positivo es una semilla.Siémbralo en tu vida y recogerás sus frutos.

Algunos cambios parecen negativos en la superficie pero pronto te podrás dar cuenta que se está creando un espacio en tu vida para que algo nuevo emerja.

Los mundos que tu percibes son solo una fracción del todo; abrazar la realidad requiere estar en ella.

 

Todo aquel que tiene una razón para vivir puede soportar cualquier forma de hacerlo.

La vida merece ser vivida con todo entusiasmo y alegría. Es el don más precioso que poseemos.

Tenemos dos fuerzas que nos ayudan a vivir: el olvido y la esperanza.

Tras el vivir y el soñar está lo que más importa: despertar.

 

El perdón no es un acto ocasional, sino una actitud constante.

Yo dormía y soñé que la vida era alegría. Me desperté y vi que la vida era servicio. Serví y comprendí que el servicio era alegría.

Cuando la vida te presente razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones para reír.

 Sin duda, la vida trae sus espinas... pero toda espina trae también sus rosas.

Hay frases sobre la vida que solo el corazón entiende.

 

Si quieres ser amado, ama tú.

Amar no es mirarse el uno al otro; es mirar juntos en la misma dirección.

La medida del amor es amar sin medida.

Durante la juventud creemos amar, pero sólo cuando hemos envejecido en compañía de otro, conocemos la fuerza del amor.

 

El verdadero amor, el amor ideal, el amor del alma, es el que sólo desea la felicidad de la persona amada, sin exigirle en pago nuestra felicidad.

Olvídate de los errores del pasado. Olvídate de los fracasos. Olvídate de todo menos de lo que vas a hacer ahora, y entonces hazlo.

Aunque nadie puede volver atrás y hacer un nuevo comienzo, cualquiera puede comenzar a partir de ahora y hacer un final completamente nuevo.

Si no estás dispuesto a cambiar tu mente, entonces para que tener una.

 

El mayor error que puedes cometer en la vida es estar continuamente temeroso de vivirla.

Las personas se vuelven realmente extraordinarias cuando comienzan a pensar que pueden hacer las cosas. Cuando creen que en sí mismos se encuentra el secreto del éxito.

 

SIGUIENTE

 

conjunto, icono, izquierda