¿Tu casa fundada en la ROCA o en la ARENA?

https://1.bp.blogspot.com/-g52M--GfBwA/Tb1dEzeLFYI/AAAAAAAABTg/541dHv4vcCw/s1600/LA+CASA+SOBRE+LA+ROCA.jpg

 

 

Hola amigos, este es un nuevo tema para ustedes (primero fue para mí), ahora se los comparto. Un tema que suena sencillo de analizar, pero resulta que no todos hemos puesto en práctica porque llegamos a un punto “CÓMODO” por así decirlo, en la que ya no queremos salir de ahí y más cuando se trata de las cosas de Dios. A ese punto lo llamaremos “ZONA DE CONFORT”.

 

Muchas veces leemos la palabra y hasta pareciera que la “comemos”, y nos encanta porque nos hace sentir bien; pero ¿qué pasa cuando Dios nos prueba el corazón para ver si aprendimos algo? ¡Wow, cómo duele! ¿Verdad? A qué persona le va a gustar ser probado (pruebas, retos, dificultades), yo creo que a nadie. En el otro tema mencionaba que era necesario que Dios probara nuestros corazones, y no porque él no sepa lo que hay dentro de nosotros; todo lo contrario es para que NOSOTROS sepamos qué tanto amamos a Dios, que tanto estamos cerca de él. No se trata de solo leer y leer, pero nos acostamos a dormir todo el tiempo con las manos extendidas a ver a qué hora Dios nos bendice (por eso muchos se quedan en ese punto, esperando algo de Dios pero nunca les llega algo). No amigos, no nos engañemos a nosotros mismos:

 

No se engañen: de Dios nadie se burla. Cada uno cosecha lo que siembra. El que siembra para agradar a su naturaleza pecaminosa, de esa misma naturaleza cosechará destrucción; el que siembra para agradar al Espíritu, del Espíritu cosechará vida eterna (GÁLATAS 6:7-8).

 

Pero ciertamente no por eso vamos a dejar de leer la palabra de Dios, no. Acuérdense que el reino de los cielos es solo para los valientes (los cobardes nada heredaran de Dios, así que no esperen recibir algo).

 

Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, al reino de los cielos se hace fuerza, y los valientes lo arrebatan. (MATEO 11:12).

…desde entonces se anuncian las buenas nuevas del reino de Dios, y todos se esfuerzan por entrar en él (LUCAS 16:16).

 

Es necesario leer la palabra pero aun es más necesario que Dios pruebe nuestros corazones para llenarnos de más fuerza y valentía; porque resulta que la hora de la prueba todos desfallecemos, “tiramos la toalla” a la primera y salimos despavoridos. Déjenme contarles que yo también hacia lo mismo; cuando yo empecé en el cristianismo (yo era católica desde el nacimiento) así estaba, según yo decía que amaba a Dios pero cuando llegaba el día de la prueba, salía corriendo y me alejaba de él por un tiempo, después cuando todo estaba más tranquilo, regresaba a Dios. Me pasaba lo mismo que dijo Jesús en la parábola:

 

 https://mivivencia.files.wordpress.com/2013/02/casa-sobre-la-arena.jpg

 

Y todo el que oye estas palabras mías y no las pone en práctica, será semejante a un hombre insensato que edificó su casa sobre la arena; y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; y cayó, y grande fue su destrucción (MATEO 7:26-27).

 

Igualito así como está arriba, así me pasaba en mis inicios como cristiana; eso sucede porque nada más nos conformamos con leer pero no queremos salir de nuestra ZONA DE CONFORT, ya sea por pereza o miedo. Pero en este versículo dice que si no ponemos en práctica lo que ya sabemos de nada nos va a servir (PORQUE ASÍ COMO EL CUERPO SIN ESPÍRITU ESTÁ MUERTO, ASÍ LA FE SIN OBRAS ESTÁ MUERTA, SANTIAGO 2:26). Al momento de que llegan las pruebas, si nosotros no estamos firmes en la roca que es Jesús, es cuando caemos y desistimos en seguir en el camino de Dios. Yo conozco a muchas personas que alguna vez conocieron del evangelio de Cristo pero les llegaron pruebas muy duras y como no estaban bien firmes y convencidos de que tenían un Dios grande, cayeron en ruinas.

 

Les voy a contar un caso especial de alguien que alguna vez conoció de Cristo y de cómo fue que cayó hasta el suelo. Era una familia, el varón se llama José y su esposa Margarita, junto con sus dos pequeños (de 3 y 1 años). Yo recuerdo cuando ellos iban a la iglesia y estaban fervientes en el espíritu; hasta que un día José se cansó o se fastidió de ir (por causa de unos compañeros de su trabajo, que fue que lo contaminaron). Pasó un tiempo y nos enteramos de que este varón estaba engañando a su esposa (por diversas razones), pero no solo con una, sino con varias, tenía a una y luego se iba con otra; después de otro tiempo resulta que este hombre cayó en manos de una mujer que es hija de un narcotraficante (obviamente al principio no lo sabía él), pero cuando José la quiso dejar para irse con otra, fue que esta mujer se reveló así misma y dijo quién era en realidad, el punto es de que lo amenazaron de muerte si se atrevía a dejarla (se podría decir que es esclavo de ella); lo cual tuvo que abandonar a su esposa y sus dos hijos para quedarse con esta perversa mujer. Hoy en día son una familia destruida, Margarita que fue su esposa se juntó con otro, a su hijo de tres años lo envío a casa de sus padres (en otro Estado) porque no le alcanzaba el dinero, ya que su hijo más pequeño necesita cuidados especiales porque tiene síndrome de down.

 

Aquí vemos un claro ejemplo de cómo alguien puede caer en ruinas en un abrir y cerrar de ojos, y todo porque no estaban firmes en la roca (en la palabra de Dios); les faltó fe, les faltó paciencia, les faltó amor y perdón, les faltó mantenerse firmes y luchar hasta el final. Lo que a muchos nos ha pasado, que abandonamos el camino de Dios a la primera por miedo, inseguridad o pereza. Pero ánimo, miren lo que dice la otra parte de la parábola:

 

 http://ministeriolatino.ca/wp-content/uploads/2012/06/casa-entre-rocas-4-e1339826456488.jpg

 

Por tanto, cualquiera que oye estas palabras mías y las pone en práctica, será semejante a un hombre sabio que edificó su casa sobre la roca; y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; pero no se cayó, porque había sido fundada sobre la roca (MATEO 7:24-25).

 

¿Qué nos está diciendo la palabra? Que si leemos o escuchamos el mensaje de Dios, debemos estar confiados en la roca (Jesús), permanecer firmes a pesar de lo que venga, a pesar de lo que veamos. Cuando vengan las pruebas estaremos bien cimentados en la palabra, y nuestra fe y esperanza no se apagarán jamás. Claro está que nos van a doler las pruebas y dificultades (algunas son más complicadas que otras), pero recordemos el gran ejemplo de Jesús aquel día cuando lo traicionaron. Nada se compara con lo que él pasó y sufrió.

 

Recordemos que Jesús también lloró, también sonrió, también sufrió (de insultos, reproches, y más), él también fue tentado por satanás (como todos los demás), y también probado por Dios. Jesús no vino a hacer su voluntad, sino la del Padre aquí en la Tierra, aun así muchos no le creían, le escupían en la cara y mucho más; sin embargo él nunca dijo: “¡AY PADRE, SI ASI VA A ESTAR LA HUMANIDAD DE CAPRICHOSA Y MALVADA, MEJOR ME REGRESO AL CIELO, PORQUE ÉSTOS HOMBRES SON BIEN TESTARUDOS…!”. Él nunca se rindió, siempre prosiguió a la meta, y eso es lo que él nos vino a enseñar, que pase lo que pase no nos apartemos de Dios. LEAN LOS SIGUIENTES VERSÍCULOS:

 


imagen

 

El Señor fue un hombre como cualquier otro (en cuanto al cuerpo físico), el sentía hambre:


Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, entonces tuvo hambre… (MATEO 4:2).

 

A la mañana temprano, mientras regresaba a la ciudad, Jesús tuvo hambre. Al ver una higuera cerca del camino, se acercó a ella, pero no encontró más que hojas.” (Mateo 21, 18-19)

 

El Señor también fue tentado por el enemigo:

 

 

Y estuvo en el desierto cuarenta días, siendo tentado por Satanás (MARCOS 1:13).

 

Pues por cuanto El mismo fue tentado en el sufrimiento, es poderoso para socorrer a los que son tentados (HEBREOS 2:18).

 

El Señor también lloró:

 

 

Jesús, al ver llorar a María, y también a los judíos que la acompañaban, conmovido y turbado, preguntó: “¿Dónde lo pusieron?”. Le respondieron: “Ven, Señor, y lo verás”. Y Jesús lloró. Los judíos dijeron: “¡Cómo lo amaba!” “ (Juan 11, 33-36).

 

Cuando se acercó, al ver la ciudad, lloró sobre ella… (LUCAS 19:41).

 

El Señor oraba y no hizo su voluntad sino la del Padre:

 

Después de despedir a la multitud, subió al monte a solas para orar; y al anochecer, estaba allí solo (MATEO 14:23).

Y como ocho días después de estas palabras, Jesús tomó consigo a Pedro, a Juan y a Jacobo, y subió al monte a orar (LUCAS 9:28).

Mientras oraba, la apariencia de su rostro se hizo otra, y su ropa se hizo blanca y resplandeciente (LUCAS 9:29).

 

Jesús se alejó de ellos, más o menos a la distancia de un tiro de piedra, y puesto de rodillas, oraba: “Padre, si quieres, aleja de mí este cáliz. Pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya” (LUCAS 22:41).

 

 


https://4.bp.blogspot.com/-yiV5itoiqZg/TcH2OOHk6II/AAAAAAAAAfU/obamzhbKjMM/s320/duas_casas.jpg

 

Entonces ya sabemos cómo permanecer firmes en la roca (oración, lectura de la palabra y ayuno), el mismo Jesús nos vino a enseñar que pese a las dificultades debemos permanecer constantes en el camino de Dios; claro está que no va a ser fácil pero tampoco es imposible de realizar, así que no tenemos excusa queridos lectores, ni usted ni yo. Otra manera más fácil, NO HAY. El que quiera seguir en la pereza, o en el miedo, nunca va a poder prosperar en NADA, porque es una persona INCONSTANTE. Así que a trabajar se ha dicho.

 


El alma del perezoso desea, pero nada consigue, más el alma de los diligentes queda satisfecha (PROVERBIOS 13:4).

Ve, mira la hormiga, perezoso, observa sus caminos, y sé sabio (PROVERBIOS 6:6).

El deseo del perezoso lo mata, porque sus manos rehúsan trabajar (PROVERBIOS 21:25).

 

Escribir comentario

Comentarios: 5
  • #1

    Gabriela (martes, 12 abril 2016 08:45)

    Dios bendiga a la persona que escribio esto. Que Dios la siga usando grandemente. Estas palabras me an echo reflecionar mucho mi vida.

  • #2

    Madeline Jiménez Villalobos (domingo, 14 agosto 2016 11:27)

    Dios bendiga a la persona que escribió esto, quiero decirte que muchas gracias, aveces necesitamos leer estas palabras para reflexionar y seguir actuando pero con más fuerzas... Dios te bendiga montones, sé que como ha sido de bendición para mi vida, lo será para muchas vidas más!

  • #3

    Alvaro (viernes, 30 diciembre 2016 10:57)

    Buscad primeramente el reino de DIos y su justicia y todo lo demas os sera anadido.

    El mundo y todo lo que en el hay pasara
    Pero la salvacion es unica.

    Ni las riquesas ni los titulos serviran.

    Jesucristo es el camino y la puerta al cielo

    Acepta a cristo como tu unico y suficiente salvador el es la fuente divina y la salvaciom

    Dios te bendiga

  • #4

    eneida (lunes, 09 enero 2017 20:12)

    Dios le bendiga por tan buena reflexion estoy pasando por diversas pruebas

  • #5

    kathleen venegas (jueves, 30 marzo 2017 14:21)

    Muy buenos mensajes d edificacion.... felicidades!!!