Aprendiendo a ser LIBRES.

¿No te ha pasado alguna vez, que sientes como que todo está oscuro dentro de ti? Intentas ser feliz con cualquier cosa o persona, creyendo que así estarás mejor; pero luego una noche te pones a llorar porque sientes tristeza en tu corazón, te sientes solo (a). De repente tu conciencia comienza a recordarte cosas del pasado y te dice: “Acuérdate de lo que hiciste ayer… Tú hiciste aquello… por eso nunca vas a ser feliz, porque eres culpable, CULPABLE…” y un sinfín de recuerdos; mientras en nosotros persiste el anhelo de ser LIBRES. Muchas veces no sabemos cómo escapar de nuestra “cruda realidad” y en otras ocasiones lloramos completamente SOLOS, sin alguien quien nos consuele el alma. Sabes, esto lo digo porque alguna vez yo pasé por esta situación, sufría mucho, lloraba sola, me llegue a sentir “sucia por dentro” y no lograba encontrar las correctas soluciones a mis problemas y vicios; sufría de pesadillas, hasta el punto en que parecía que escuchaba voces horrendas a mi alrededor, que no me dejaban en paz y me culpaban de cada mala acción que yo había cometido.

 

Pero casualmente Dios, me estaba tratando de rescatar a través de unas personas creyentes de él, pero yo en mi incredulidad me alejaba de ellos y de las cosas de Dios, porque pensaba que acercarse a él era lo peor del mundo, creía que solo me estaba buscando para atormentarme más de lo que ya parecía (que por cierto, eso mismo piensan muchas personas), piensan erróneamente que si se acercan a Dios se convertirán en religiosos, o tendrían que irse a una isla solitaria para que nadie los toque, o piensan como yo lo hacia, que si se acercan a Dios, él los iba a “atormentar” por sus pecados (errores). La gente piensa que Dios es “atadura”, que es de color “gris” y que si están con el “no deben sonreír, ni ser felices” porque si no se va a “enojar” (eso pensaba yo también). Yo decía: “¡Ay no, no quiero ser más infeliz a causa de Dios; no quiero vestirme como monja y estar en un cuarto solitario…!”, erróneamente así veía las cosas. Hasta que un buen día, me cansé de tanto huir, de buscar a dioses ajenos y cosas falsas que ni siquiera le daban esa tranquilidad a mi corazón; porque como ya he contado en otras secciones, yo solía ser “idólatra” pues siempre si me había sumergido en las religiones, y adoraba imágenes y piedras (estatuas) de todos los colores.

 

Cuando una noche curiosamente, me puse a “rezar” y sin querer abrí los ojos, y me quedé mirando la estatua de una “santa” (no diré nombre para no ofender a alguien), miré fijamente sus ojos dibujados y coloreados; fue ahí cuando me llegó la revelación del verdadero espíritu de Dios a mi mente, y dije: “¿Qué estoy haciendo? ¿Por qué le estoy hablando a una estatua? Si las estatuas NO HABLAN Y MUCHO MENOS, ESCUCHAN, ¿A quien le estoy rezando, si nadie me oye…?”. Desde ahí me di cuenta que en verdad estaba completamente sola (porque pensaba que le estaba orando a Dios, pero no era así…) y esto fue a causa de que unas personas me mal indujeron a las religiones, me hicieron creer que Dios estaría en aquellas estatuas e imágenes; pero luego por mi propia cuenta (pero gracias a Dios) me enteré de que ahí no estaba él, no en esas idolatrías, y cosas semejantes. Cuando empecé a conocer como era Dios, fue como si literalmente se hubieran roto unas cadenas dentro de mí, y comencé a sentirme por primera vez LIBRE de todo "tormento", verdaderamente libre de ataduras, y toda mentira que alguna vez creí de Dios, se desvaneció y comprendí lo que en realidad es: AMOR, LIBERTAD, PAZ, JUSTICIA, COLOR, VIDA, SABOR Y MUCHO MÁS…

 

Por otro lado, algunos siguen pensando que pedir perdón es un acto de “cobardes”, pero Dios nos demuestra que NO, que en realidad es para los valientes, porque muy pocos son los que se arman de valor para acercase a las personas y ofrecer disculpas, y qué decir de Dios, imagínense, si no lo hacen con las personas que son sus semejantes, ¿Cómo pedirán perdón a Dios?. Pero sabes amigo (a), yo también pasé por esa línea del orgullo y oscuridad, y al final logré llegar a la salida donde había luz ¿cómo? Con un poco de humildad y verdadero arrepentimiento de CORAZON, no por emoción, sino, en VERDAD…

 

Cuando por fin caí rendida de tanto sufrir y llorar sola, me di cuenta que al final del túnel me estaba esperando Dios para rescatarme, para sanarme, para restaurar todo mi ser, y solo así pude ser libre en Cristo Jesús. Dios me ha dado lo que el mundo jamás podrá: AMOR, PAZ, CONSOLACIÓN PARA EL ALMA, VALENTIA, CONFIANZA, SEGURIDAD, PACIENCIA, en todos los momentos dificiles que he pasado por la vida, tanto en pruebas como en tribulaciones, Dios me ha acompañado en cada batalla y aún cuando caigo él es quien me da la fuerza suficiente para levantarme; por primera vez puedo gritar a los cuatro vientos que soy FUERTE Y VALIENTE… EN VERDAD SOY LIBRE DE EXPRESAR Y COMPARTIR MI FELICIDAD EN CRISTO JESÚS (aun en los días oscuros). Amigo, jamás me cansaré de repetir que mi trabajo no es convencer a NADIE de que crean (todos somos libres de elegir), simplemente quiero lograr que reflexionen un poco, acerca de estas palabras que Dios me permite compartirles a ustedes; ahora tú contesta (la misma pregunta que yo me hice): ¿Quieres ser libre de verdad?- ¿No te gustaría experimentar lo que a mi me ha pasado (hablo de conocer a Dios tal cual como es en verdad)? Si tu respuesta es un SI, yo de ante mano te digo que jamás te arrepentirás de haber tomado esta decisión. Pronto sabrás a lo que me refiero, si sigues constante en sus caminos; no temas, él será tu fortaleza y confianza.

 

Tienes que saber que nosotros somos seguidores de Jesús; no tiene nada de malo creer en él (porque así como creemos en él, creemos en Dios mismo). Afuera en el mundo, nos hacen pensar que es lo peor de todas las cosas, pero ellos para su desfortuna no saben lo que dicen, por eso hablan por hablar. Si todas esas personas supieran que Dios es lo mejor del mundo, gente de todas partes vendrían corriendo a él; pero no lo hacen por ORGULLO, POR DESCONFIANZA, POR INSEGURIDAD, porque ni ellos son capaces de auto-amarse, por eso condenan con sus palabras a los demás, pero no saben que se condenan así mismos (PORQUE CON LA VARA QUE MIDEN, ASI SERÁN MEDIDOS). Solo Dios es quien da la verdadera vida y color a unas almas secas, y tranquilidad a las conciencias. Si estas dispuesto a aceptarlo con tu corazón en humildad, bienvenido serás; sino, no hay problema. DIOS SIEMPRE SERÁ DIOS, y estará siempre con los brazos abiertos a todo aquel que le quiera recibir en su corazón, pero al que no, lo esperará pacientemente… amén.

 

http://pprofesionales.50webs.com/images/flecha_siguiente.png

 

 

 

 

 

Cuando hay enemistad con Dios

Escribir comentario

Comentarios: 0