Cuando hay enemistad con Dios...

 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca (Lucas 6:45).

 

He notado que muchas personas endurecen sus corazones cuando se trata de hablarles de Dios, ellos dicen: “No, no, no me hables de ese Dios, que nada bueno me ha traído…” y cuando les queremos compartir o ayudar, se muestran reacios; en verdad que no quieren absolutamente nada con Dios. Es muy triste cuando las personas le dan cruelmente la espalda, y qué decir de nosotros (pero eso es lo de menos), el punto es que no quieren escuchar, no quieren nada que provenga de Dios; aun así se les respeta, porque como ya he mencionado antes: Si Dios no nos obliga a creerle y seguirle ¿Quiénes somos nosotros (los humanos) para hacerlo?

 

De todos los escritos que hemos publicado, este en especial me causa un poco de nostalgia (por la gente que no quiere escuchar y no quiere dejarse ayudar por Dios, a través de nosotros y otros). La razón de que no quieren acercarse a él, es que están molestos, dentro de sus corazones hay dolor, ellos se sienten enojados con Dios, culpándolo de sus desgracias. Me ha tocado escuchar que digan esto: “¿Por qué Dios si es tan bueno, permite que muera mi hijo de 8 años? ¿Por qué si es tan bondadoso, permite que haya tanta maldad en el mundo?...” y por este resentimiento tan grande que llevan en sus corazones, les impide creer y acercarse a Dios completamente. Pero no es más que eso, resentimiento, dolor, odio, ira, lo que están atesorando en sus almas y no se dan cuenta de que si siguen así, solo estarán alargando sus periodos de prueba; no porque Dios sea malo, sino por todo lo que ya he mencionado y recalcado en otros escritos, que cada quien se atrae sus propios males, LAS CONSECUENCIAS DE SUS ACTOS. Ellos erróneamente piensan que Dios los está castigando, que pareciera cruel para no escucharlos y ayudarlos, pero Dios no puede entrar en hogares donde no quieren reconocerlo a él, donde no quieren nada con él; por eso pareciera que Dios los ha abandonado, pero también no se dan cuenta, de que él los está esperando, que quiere entrar en sus vidas y sus hogares, pero ellos mismos son los que ponen las barreras.

 





PORQUE DE LA ABUNDANCIA DEL CORAZON HABLA LA BOCA.

 

El corazón, un gran misterio para algunos… pero efectivamente de ahí salen tanto cosas buenas como cosas malas; de lo que atesores en tu corazón eso mismo reflejaras en tus actos, en tus palabras, en tu conducta; como esté tu corazón así te expresaras con los demás. Si en tu corazón hay dolor, envidia, avaricia, orgullo, rencor, miedo, inseguridad, odio, etc., eso reflejarás afuera, si no ¿por qué creen que hay tanta maldad en el mundo?, NO PORQUE DIOS LO HAYA CREADO, más bien, porque las personas han elegido atesorar esos sentimientos y emociones en sus corazones, y como su interior está oscuro, eso mismo reflejan en sus vidas, por esta misma razón la gente mata, miente, roba, blasfema, entre otras cosas; porque en sus corazones reina la maldad y como no son capaces de amarse a sí mismos (ya que no han sanado por dentro), eso reflejan en el mundo: ODIO. No es culpa de Dios que haya tanta maldad en el mundo, lo que sucede es que nosotros no somos capaces de aceptar nuestra responsabilidad en cualquier acto que realizamos. Si yo hoy decidiera alejarme de Dios, y atesorar en mi corazón tanto dolor, tanta amargura, tanto odio, tengan por seguro que no tardaría en atacar a alguien para hacerle un mal (las personas dañan para sacar ese sentimiento de sus almas, claro, siempre de la manera incorrecta) piensan que así están aliviando sus corazones, pero solo se están hundiendo más y más en la oscuridad, en la soledad y pronto las consecuencias de sus malos actos vendrán a ellos para hacerles pagar. Ven, por esta razón hay tanta gente mala, listos para dañar a todo aquel que se les acerque. O muchas veces sucede que quieren hacer justicia por sus propias manos, pero al final ¿Qué logran? Nada, solo acarrear más dolor a sus vidas y doble consecuencia.

 

Pero así como hay gente mala que atesora en sus corazones MALDAD, también hay gente que atesora AMOR, bondad, paciencia, tranquilidad, confianza, etc. (los buenos frutos de los que Dios menciona en su palabra, por si alguna vez lo han leído) y todo esto lo reflejan cuando ayudan al necesitado, cuando dan palabra de consuelo al abatido de corazón, cuando respetan a los demás como así mismos, (aquel que tiene amor en su corazón, tiene a Dios) por eso sacan siempre lo mejor de ellos; y como todo lo que se hace en esta vida se paga, tanto como por las buenas acciones como por las malas, también los que hacen lo correcto atraen las consecuencias de sus actos, pero la paga es diferente a como la reciben los que hacen mal.

 

Bueno, por ultimo amigo (a), lo mejor es que nos examinemos cuidadosamente, veamos cómo está nuestro corazón por dentro y lo que esté sucio o dañado, hay que sacarlo (claro no desquitándonos con los demás, sino poniéndonos a cuentas con Dios en oración a solas) pero sobre todo hay que saber reconocer con toda la humildad del mundo, cuando estemos equivocados, pedir perdón a quienes hayamos dañado, perdonarnos a nosotros mismos y pedir perdón a Dios por las veces que hemos cometido demasiados errores (pecados). Veras que poco a poco sanará tu corazón, si antes sentías odio hacia tu vida o hacia los demás, ahora sentirás tranquilidad en tu alma (a pesar de las pruebas), y serás capaz de amar verdaderamente (así como a mí me pasó y como a muchos más les ha pasado), solo déjate llevar por el amor de Dios, no tengas miedo de acercarte; él jamás perjudicará tu vida, solo está esperando a que le abras las puertas de tu corazón para sanar, redargüir y restaurar todo aquello que esté lastimado y dañado dentro de ti.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0