¿INTERES PERSONAL O SINCERIDAD?

Hagamos las cosas con amor.

"...Porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera a la verdad se muestran hermosos, más por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. Así también vosotros por fuera a la verdad os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad" (Mateo 23:27).

Vemos a tanta gente ir a las iglesias o a sus cultos, según para escuchar la palabra de Dios, pero solo se observa como platican, como critican, como juzgan al que está alado y un sinfín de cosas más… piensan que por ir a la iglesia ya se salvaron; esta gente no entiende que Dios NO tomará en cuenta esta acción, solo porque “calentaron una banca”. Creen que por hacer esto ya quedaron bien con Dios, pero amigos, no nos engañemos a nosotros mismos, Dios no puede ser burlado, él sabe perfectamente las intenciones de nuestro corazón; y como dirían por ahí, más vale no ir si solo estamos sentados durmiéndonos en la iglesia, mejor es no ir, porque ya Dios nos observó que hacemos estas hipocresías.

 

Los humanos creemos que podemos engañar a Dios, porque quizá pensemos: YO VOY TODOS LOS DIAS A LA IGLESIA, AYUDO EN LO QUE PUEDO, YO SIEMPRE PONGO ATENCION EN LA PRÉDICA… pero resulta que cuando salimos del culto, afuera somos otros; somos borrachos, envidiosos, groseros, rencorosos, etc., etc. A los demás humanos podremos engañar todo lo que queramos, diciendo que somos los mejores en la iglesia solo porque asistimos a diario, pero Dios sabe perfectamente que estamos mintiendo, porque adentro somos los más “santos” pero afuera somos unos “demonios”; amigo, eso se llama ser Hipócrita. No digo que tú lo seas o que yo sea perfecta, pero date cuenta que si estás pensando así, entonces, cuidado con lo que haces y dices, porque uno mismo se miente, uno cree ser el mejor, cuando no es cierto.

 

Alguien que verdaderamente tiene a Dios en su corazón, es el mismo a dentro que afuera, porque lo demuestra con sus buenos ejemplos, no queriendo resaltar ante los demás, ni haciendo las mejores obras de caridad. Precisamente Dios nos dice que no por obras seremos salvos; esto significa todo lo que has leído en este apartado. Uno mismo se engaña diciendo: YO YA HICE MI OBRA DE CARIDAD- y añaden: VES, DIOS, ¿VISTE LO QUE HICE? SOY EL MÁS BUENO DE TODOS POR MIS ACTOS, YA REGALÉ TODO, YA LO DI TODO… Otra cosa que Dios aclara, es que SIN AMOR nada vale ante sus ojos, es como si no hiciéramos nada. ¿De qué te sirve dar y dar absolutamente todo lo que posees a los pobres, si no lo HICISTE CON VERDADERO AMOR EN TU CORAZON? Por eso Dios no lo puede tomar en cuenta, porque él supo la intención de nuestro corazón y sabe perfectamente que lo único que buscamos es quedar bien con él, y no porque nos haya nacido del corazón DAR, más bien, porque siempre esperamos algo a cambio. Se dice que el mayor gozo que el ser humano puede experimentar, es de DAR sin esperar algo a cambio.

 

Por eso oímos a tantos NO creyentes cómo nos critican, porque dicen: JAJAJA, TÚ, NO HABLES, PORQUE ERES UN VIL HIPÓCRITA, ADORAS A TU DIOS EN LA IGLESIA, PERO AFUERA ERES UN DROGADICTO ALCOHOLICO, ERES UN BUSCA PLEITO, ¿ASÍ QUIERES QUE VAYA A TU IGLESIA; ASÍ ESPERAS QUE ME ACERQUE A DIOS?… PUES MEJOR ME QUEDO AQUÍ AFUERA, AL MENOS NO SOY HIPOCRITA COMO TU. Esto, aunque suene fuerte, es verdad hasta cierto punto. Hay muchos que nos critican así de horrible, porque nos enfrascan como a los que sí son religiosos, una cosa debe quedar muy claro, que ser cristiano NO ES UNA RELIGION, ser cristiano de corazón es una forma de vivir, ¿Cómo? Con el ejemplo se demuestra, no para vanagloria como muchos otros lo harían, porque nuevamente estaríamos cayendo en el concepto de religiosidad, el querer buscar la famosa “perfección”, todo esto es religión. A causa de estas cosas, a todos nos enfrascan en un mal concepto y por eso no quieren acercarse a Dios, por todo lo que ven afuera que hacen otras personas.

 

Por todo esto, YO NO VENGO A HABLARLES DE RELIGION, ¡No!, vengo a hablarles de Dios, de Cristo Jesús, de la verdad (CONOCERÉIS LA VERDAD, Y LA VERDAD OS HARÁ LIBRES Juan 8:32), de la esencia de Dios. Porque él no está solo en las iglesias, él está en todas partes, en nuestro corazón, es nuestro hogar, en las calles, en las nubes, en la naturaleza, en los confines del universo; pero es una lástima que muy pocos pueden abrazar esta verdad, precisamente porque mal enfocan a Dios, diciendo que solo está en las religiones o en las iglesias. ¿Sabías que el concepto “Templo” se refiere a nuestro propio cuerpo humano? Eso no quiere decir que ir al templo sea malo, o esté mal, no, es solo que el verdadero significado de la palabra templo, es: cuerpo humano, NOSOTROS SOMOS EL TEMPLO DE DIOS, porque en nuestro corazón alberga su espíritu; ahí de donde nace el amor y todos los buenos sentimientos, eso es el verdadero templo, nosotros mismos (por eso basta con cerrar los ojos para sentir el amor de Dios). Y ¿sabías que el concepto de “iglesia”, se refiere a la comunión de todas las personas? Esto significa a la congregación de hermanos, a eso se le llama iglesia, por eso Jesús decía que su pueblo es su iglesia, no se refería a la construcción donde se hacen los cultos, sino a la unión de toda la gente que asiste a ello; con esto tampoco quiero decir que está mal ir a la iglesia, OJO CON ESTO.

 

A lo que voy, es que si quieres ir a la iglesia o templo, hazlo, pero con amor y convicción en tu corazón de querer saber más de Dios, de buscarlo con sinceridad (con un espíritu de verdad y adoración), porque como dicen: el que busca de verdad, encuentra. No seamos como los demás, no vayamos para calentar un asiento; para dormirnos o para "quedar bien" con Dios, y mucho menos con los humanos, ¡NO!, también ojo con esto, porque entonces estaremos cayendo en el mismo concepto de religiosidad que otros. Mejor busquemos a Dios, a solas, en casa donde nos podamos sentir más cómodos, empecemos así, poco a poco, recuerda que ORAR no es lo mismo que REZAR; rezar es REPITIR PALABRAS SIN SENTIDO porque muchos no entienden que están diciendo (ejemplo: como los rosarios, esto se llama REZAR, no orar) y Dios no quiere palabras repetitivas de nuestros labios.

 

Orar significa HABLAR CON EL CORAZON (desde lo más profundo de tu ser), es contarle todo, absolutamente todo lo que nos molesta, lo que odiamos, lo que nos hace sentir bien y mal, es decirle lo que nos alegra, lo que nos agrada, lo que nos frustra, etc. Porque es como si habláramos con un amigo, donde contamos cómo nos sentimos por dentro y por fuera, esto es ORAR con sinceridad, por ejemplo, si hay algo que nos disgusta de nosotros mismos, decirle: Dios, es que no me gusta ser así, no me gusta como veo, (si es necesario llorarlo para desahogarnos, adelante, está permitido), le diría que tengo una situación complicada que no puedo comprender ni ponerle fin… etc. Aprendamos a ver a Dios, no solo como Dios, sino, como nuestro amigo, padre, consejero, proveedor, porque eso se llama TENER UNA RELACION CON DIOS, no relación de humano a humano, sino, de espíritu a espíritu, una relación de que hay confianza para contarle todo lo que nos pasa en la vida.

 

Quizá esto suene absurdo para algunos, pero si no me creen, están en todo su derecho, sin embargo, SON LIBRES PARA EXPERIMENTAR Y PROBAR SI ES VERDAD. Yo les aseguro, que jamás se arrepentirán de haber conocido a este verdadero Dios, libre de estigmas y religiosidad.

Escribir comentario

Comentarios: 0