NO DESPRECIES A TU PROJIMO

 

“Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?” 1 Juan 4:20.
 
 
 

 

 

Hace varias semanas, un joven asistió a nuestro culto de adoración.

Tenía el pelo largo y teñido de muchos colores, estaba vestido de negro, y tenía muchas perforaciones y tatuajes.

Además de todo esto, tenía SIDA. Unos cuantos jóvenes  se quedaron boquiabiertos, y algunos le brindaron una sonrisa que decía:

«Es bueno verte en la iglesia, pero por favor, no te sientes al lado de mí.»

Sin embargo, muchos fueron conectores, le dieron la bienvenida, lo aceptaron y lo incluyeron en la comunión.

Me pregunto cómo se sintió Saulo cuando trató de asociarse con otros creyentes de Jerusalén.

En Hechos 9:26-30 leemos de la llegada de Saulo a Jerusalén como cristiano, tres años después de su conversión.

Muchos de los creyentes dudaron de su nueva fe.

Entendemos por qué su recepción fue menos que bienvenida: había perseguido a los cristianos.

Saulo el converso hubiera recibido una calurosa bienvenida si los cristianos de Jerusalén no hubieran tenido tanto miedo. Pero Bernabé estaba dispuesto a arriesgarse a aceptar a Saulo como creyente genuino y a construir un puente entre él y los apóstoles de Jerusalén.

Esto concuerda con lo que se dice de Bernabé en otros lugares del libro de los Hechos O sea que con la ayuda de Bernabé, Saulo, el antiguo perseguidor de los seguidores de Jesús, y los apóstoles de Jerusalén tuvieron una comunión más íntima.

Mucha gente que viene a nuestras iglesias por curiosidad se siente fuera de lugar.

No conocen a la gente, ni el protocolo, ni el «lenguaje».

Además, puede que no luzcan como nosotros ni que tengan el mismo trasfondo que tenemos los creyentes.

A lo sumo, lo que obtienen son miradas menos que cordiales y gestos no amistosos.

Estas personas buscan comunidad. Buscan su lugar en la familia de Dios.

Buscan conectores, gente que los lleven a una comunión más profunda con el cuerpo de Jesús.

¿Pueden contar contigo?

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Hugo (martes, 11 abril 2017 22:38)

    Fuy abusado por un profesor de LAUSD de los angeles una década violado abusado humillado me querían matarme darme tráfico de órganos donde estaba Dios ahora estoy en los angeles esto paso en Tijuana México como podré limpiarme me violaron