Misericordia y amor eterno de Dios.


https://1.bp.blogspot.com/-cA3peW4aels/UB2zKOcjiII/AAAAAAAACWI/1MWLUkBKUHc/s1600/Solamente.jpg

 

PORQUE AL HOMBRE QUE LE AGRADA, DIOS LE DA SABIDURÍA, CIENCIA Y GOZO; PERO AL PECADOR LE DA EL TRABAJO DE RECOGER Y AMONTONAR, PARA DEJÁRSELO AL QUE AGRADA A DIOS. (Eclesiastés 2:26).

 

Ay de aquellos que dicen: “¿Quién necesita de Dios?... Yo, lo tengo todo, vivo por mí y para mí. Dios no me ha dado nada, todo lo consigo yo, con mi esfuerzo…”. Que triste, es escuchar a gente tan necia y segada por dentro, que piensan que ellos son dioses y pueden alcanzarlo todo. En verdad que me compadezco de alguien así, porque se nota que su corazón está MUY LEJOS DE DIOS. Y POR ESO CUANDO PASAN LAS TRIBULACIONES ENCIMA DE ELLOS, SON LOS PRIMEROS EN LLORAR, SON LOS PRIMEROS EN BUSCAR DE DIOS, AUNQUE SEA PARA RECLAMARLE; PERO AHÍ ESTÁN DEMOSTRANDO QUE ES CIERTO TODO LO QUE NUESTRO DIOS HA HABLADO. Los altivos y soberbios, suben y suben, recogiendo y amontonando, pero jamás alcanzan ALGO; porque al final terminan cayendo en su propia trampa, y así como Dios permite que esas malas personas tengan “por un momento lo que quieren”, así mismo cuando caen, se los quita para dárselos a los JUSTOS, a los que le siguieron y creyeron firmemente.

 

Sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados (Romanos 8:28).

 

Por otra parte, Dios, también demuestra que les ama a ellos, a pesar de su egocentrismo, de su altives, de su egoísmo. Porque así es nuestro Dios, misericordioso y amoroso con todos, que por un momento permite que tengan “sus bienes” pero cuando es momento de caer (por sus propios pecados) Dios quita lo que poseen, dándoselos a sus hijos fieles. Cuantos hombres avaros no hemos visto morir, y jamás se podrán llevar sus cosas (ni en la tumba, por más que entierren sus pertenencias) a donde les tocará ir, todo por no haber compartido lo que tenían con los demás. Y sus bienes materiales pasan a manos de casas hogares, para los niños que lo necesitan; centros de acopio; a asilos de ancianos; a asociaciones no lucrativas que ayudan a la gente necesitada; inclusive a hijos y nietos que realmente lo merecen (de aquella persona).

 


http://fe-esperanza-amor.com/wp-content/uploads/2013/04/god-is-loce-is-real.jpg

 

Con misericordia y verdad se corrige el pecado; con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal (Proverbios 16:6).

 

He escuchado decir a algunas personas que Dios es malo, porque permite que los humanos sufran de ciertas experiencias, por eso muchos prefieren alejarse de él. Si tan solo alguien les dijera que no es verdad, que Dios es todo lo BUENO, el ama a sus hijos por lo que son y no por como se vean; es gente engañada por malas influencias que solo profanan el nombre de Dios y Jesús; solo critican lo que Dios es, pero si ellos también supieran que él mismo los está esperando, si tan solo dejaran de hacer cosas demasiado incorrectas; NADIE ES PERFECTO, PERO DIOS QUIERE VER ESFUERZO Y PERSEVERANCIA, y cada vez que nos equivoquemos, sepamos reconocer que hicimos mal, que pidamos perdón a los demás, a nosotros mismos, pero sobre todo a DIOS. Si tan solo abrieran un poco sus corazones, se darían cuenta que DIOS ES AMOR, claro, también es JUSTO, él solo paga conforme a lo que merecemos. Por esto y más, no hagas cosas malas que parezcan buenas; procura hacer lo correcto, porque sabemos que Dios nos observa y no por mal; si has de pagar alguna acción errónea, ACÉPTALO COMO HOMBRE O MUJER VALIENTE, asume tu responsabilidad, y permite que Dios limpie tu camino y tu hogar.

 

No menospreció ni rechazó el dolor del afligido, ni de él escondió su rostro, sino que cuando clamó a él, lo escuchó (Salmo 22:24).

 

“Dios es grande en amor, y lento en la ira”. Esto quiere decir que cuando nosotros pecamos, Dios no nos hace pagar en ese mismo momento (como algunos pensarían, y como los humanos hacemos), si a nosotros nos hacen algo, queremos justicia en ese mismo momento, queremos que todo se solucione en cuestión de minutos, y no nos sentimos bien hasta que los otros “paguen” lo que deben. Pues Dios no es así; si cometemos errores, él nos da (todavía) tiempo para arrepentirnos del mal que hicimos, o a la persona que te hirió (por eso no ves en ese instante que haya justicia, aunque puede ser posible…) porque Dios le está dando la oportunidad de que se dé cuenta que está cometiendo un error; pero ¿Cómo lo toma la gente? Ellos dicen: “¡Ya hice mal, NADIE ME VIÓ, NO HAY JUSTICIA QUE PAGAR!…” por eso muchos piensan que la justicia divina no existe, pero no se dan cuenta que Dios en su infinito amor, les está dando una oportunidad muy valiosa para reflexionar, y enmendar sus caminos; pero ay de aquel que no lo haga, porque entonces la ira vendrá sobre todos ellos, que no quisieron arrepentirse ni pedir perdón a los demás, a sí mismos, y a Dios.

 

Los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a su clamor (Salmo 34:15).

 


http://www.beliefnet.com/columnists/palabrasquefortalecen/files/2011/12/Yo-estoy-contigo.jpg

 

Por eso amigos, mejor hagamos lo que es correcto, no sea sordo nuestro oído para oír, entendamos por las buenas que HACER EL BIEN SIEMPRE ES LO MEJOR EN DONDE SEA QUE ESTEMOS. SI DIOS CON NOSOTROS ¿QUIÉN CONTRA DIOS? ¡NADIE!. EL MIEDO A LOS HOMBRES ES UNA TRAMPA, PERO EL QUE CONFÍA EN EL SEÑOR ESTARÁ PROTEGIDO (PROVERBIOS 29:25). No hay nadie a quien debas temer, solo a Dios, porque él te verá, oirá y te pagará según tus actos. Tampoco se trata de mostrar una actitud de INTERÉS cuando nos acerquemos; no lo busquemos solo por las primicias que nos pueda dar, que sea con amor genuino, con un corazón sincero y leal. Dejemos a un lado la ambición y la avaricia, el rencor y la altivez; por primera vez, mostremos una actitud transparente, donde le muestres a Dios todo lo que eres, y si lo deseas, pídele que te ayude a cambiar, a ser una mejor persona, un mejor esposo, esposa, amigo (a), compañero (a), pero que sea algo honesto, que lo puedas sentir en tu interior.

 

Él es quien perdona todas mis maldades, quien sana todas mis enfermedades, quien libra mi vida del sepulcro, quien me colma de amor y ternura, quien me satisface con todo lo mejor y me rejuvenece como un águila (Salmo 103:2-5).

Escribir comentario

Comentarios: 0