¿Quién eres para que juzgues?/ La lengua.


https://2.bp.blogspot.com/-FAvO11XCKIQ/Tf9xg8zSKRI/AAAAAAAAATg/nXD8mulPIB0/s1600/Dibujo.bmp

 

Con ella bendecimos al Dios y Padre y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios. De una misma boca proceden bendición y maldición. (Santiago3:9-10).

Cuántos no hemos hablado mal de las personas: "¡Ya viste a fulanita, que feo vestido trae puesto! ¡Ya viste a la vecina, tiene un nuevo auto, pero ¿Cómo le hace para tener tantas cosas?! ¡Qué familia tan patética, que vulgares son!" y una infinidad de cosas más que exclamamos, hasta pareciera que las palabras jamás se nos van a acabar...


Si tú también te encuentras entre estas personas que solo HABLAN Y HABLAN y no paran de criticar a los demás ¿Acaso ya te miraste al espejo, como para decir que eres perfecto y que tienes todo "el derecho" de hablar mal de la gente? Si todavía no lo haces, te invito a que lo hagas una vez, no para autocriticarte, sino para que veas: primero lo mal que hay en ti; después corrígete a ti mismo y luego corrige a los demás. Cuando lo hayas hecho verás que te sentirás mejor y ya no tendrás la "NECEDAD" de burlarte de la gente, criticar o juzgarlos. Como dijo Jesús: "¿Porqué miras la paja que está en el ojo de tu hermano y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?" (Mateo 7:3). Antes de volver a juzgar a alguien más, primero examínate a ti, ve cuales son tus errores, si sientes que no puedes cambiar, pídele dirección a Dios en oración y empieza a actuar. TU HAZ LO POSIBLE, PARA QUE DIOS PUEDA HACER LO IMPOSIBLE. Recuerda: Aún por nuestras palabras, seremos salvos o condenados.

 

No juzguéis y no seréis juzgados; no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados (Lucas 6:37).

Cuando te encuentres a una persona que solo "habla y habla" examínala, y date cuenta de como es él o ella por dentro. Son personas que no se aman a sí mismos, que tienen pecados (errores) dentro de ellos, y como tienen tantas cosas podridas por dentro, por eso tiene la necesidad de hablar mal de los demás. Se la pasan soñando con un tal vez: “Yo quisiera tener un(a) novio(a) así, quisiera tener todo lo que el (la) tiene”, ¡Vez!, es gente que solo sueña pero nunca hace algo productivo en su vida.

 https://2.bp.blogspot.com/-8UgFJKA4RPU/Tneh-jyZ1YI/AAAAAAAAABM/kz8vVUfde-I/s640/Misericordia+de+Dios%255B4%255D.jpg


 
...Lo que sale del hombre, eso contamina al hombre, porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias, LAS MALDADES, el engaño, LA LUJURIA, LA ENVIDIA, la calumnia, EL ORGULLO y LA INSENSATEZ. (Marcos 7:21-22)

¿Por qué nos aferramos a juzgar y criticar a los demás? ¿Qué ganamos con hacerlo? Solo esto: que nos desprecie la gente (enemigos), hacer llorar a alguien, tanto que cargaremos con esto en nuestras conciencias, y que AL FINAL NOS HAGAN LO MISMO Y PEOR. Recuerda que todo lo que se hace en esta vida se paga, por muy pequeño que haya sido o que pareciera que nadie lo supo; efectivamente quizá no había nadie cuando cometiste pecado, pero déjame decirte, que DIOS OBSERVA TODO LO QUE HACEMOS, por eso, con el tiempo se encarga de pagarnos conforme a nuestros actos; luego porque replicamos: "¿Por qué Dios, por qué me pasa esto a mi? ¿Qué hice para merecer esto?” Ahora ya sabes porqué, cuida mejor tus palabras y tus acciones antes de cometer errores que te pueden costar hasta la vida, no porque Dios sea malo (si no nadie existiría y no habría gente que sí vive GOSOZA), lo hace con el fin de que aprendas; él no es quien te castiga, uno mismo se busca el castigo (la corrección), cuando pecamos y no lo confesamos ante Dios, ya que preferimos vivir sucios antes que pedir perdón.

 

La insensatez del hombre tuerce su camino y luego se irrita su corazón contra Jehová (Proverbios 19:3).

 

No os engañéis; Dios no puede ser burlado, pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará (Gálatas 6:7).


...PORQUE CON LA MISMA MEDIDA CON QUE MEDÍS, SERÁS MEDIDO (Lucas 6:38).

 

Escucha el consejo y acepta la corrección; así serás sabio en tu vejez (Proverbios 19:20).

Escribir comentario

Comentarios: 0